domingo, 24 de junio de 2018

Aunque lo sigo en prácticamente todos sus comentarios, algunas cosas las veo distintas. La carta está muy focalizada en el presidente, cuando en realidad es todo un grupo el que actúa del mismo modo. Macri no va renunciar... y si renunciara muy probablemente asuma alguien peor. Democráticamente debería ser el Congreso el que le haga Juicio Político, cosa que no va a suceder al menos por ahora. Por lo que el camino democrático para destituirlo está cerrado. Mucho menos es posible el camino de la violencia, porque iría a un fatídico genocidio. La única salida es el convencimiento de cada vez más un número mayor de Diputados y Senadores, que presionados por el pueblo y los rotundos fracasos, cambien la cabeza... Pero todavía un buen grupo del pueblo (y muchos de nuestra Iglesia), es ciego y sordo a los reclamos de nuestros hermanos más pobres y alimentan esperanzas vacías que tardarán en apreciarlas del todo en su propia situación. El problema no es Macri, es el pueblo que lo apoya... Hay mucho que soportar todavía...

No hay comentarios:

Publicar un comentario